Sentido y Propósito de vida

La vida pasa por tener claros estos dos conceptos, de no ser asi, podemos sentirnos fuera de rumbo, equivocar necesidades y lo que es peor, dejarnos influenciar por las creencias limitantes, por tantos y tantos años impuestas en nuestra inocente exponja subconsciente.

Lo que a priori parece tener mayor importancia, aquello por lo que día tras día me siento consultado, como es el propósito de vida, carece de importancia sin un rumbo en el sentido que dirigir nuestra vida.

Más aún, si me apuras, diría que incluso puede llegar a ser un gran estorbo y una distracción muy contaminante, dado que, llegar o no llegar, tener o no tener, creer o no creer en ese propósito, está proporcionalmente conectado con sentimientos de culpabilidad, auto estima, victoria, y valía personal entre otros, por, precisamente, todos los patrones y limitaciones en el mundo que hemos crecido.

El propósito es la meta, algo externo a nosotros, el sentido es un rumbo, algo interno en nosotros.

 

El propósito es la meta, algo externo a nosotros, el sentido es un rumbo, algo interno en nosotros.

La vida tiene sentido cuando comenzamos a agradecer, y pasa necesariamente por el reconocimiento de que somos y que tenemos, desde ahí conectamos con un rumbo de vida, agradecimiento, reconocimiento, dignidad y divinidad, tu vida comienza entonces a tener sentido, puedes ver el sentido en tus hijos, en tu persona, en lo que has sido y lo que eres ahora.

Es entonces cuando puedes enfocar tu vista hacia el propósito de tu vida. Más también te digo, que como el propósito de tu vida es algo externo a ti, solo vendrá.

Hagas lo que hagas, cuando tienes un sentido de vida y a tu vida le das un sentido no tengas la menor duda de que esa meta, ese propósito, no puede sino que llegar.

Puedes saber a donde vas, cual es tu meta, pero si no sabes que rumbo tomar, en que sentido comenzar a caminar, nunca llegarás, o llegarás sin sentido alguno.

Karamdeep Singh

Karamdeep Singh

Yo te ayudo a que lo descubras, aprendas a sanarte y conocerte pero eres tú el que tienes que comprometerte contigo para conseguir una auténtica transformación.

Deja una respuesta